Configuración de Cookies

Cookies técnicas

Activas
ver cookies

Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de la página web y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan, incluyendo aquellas que el editor utiliza para permitir la gestión y operativa de la página web y habilitar sus funciones y servicios.

Cookies analíticas

Inactivas
ver cookies

Son aquellas que permiten al responsable de las mismas el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios del sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad del sitio web, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

AVISO DE COOKIES

Esta página web, propiedad de SPRI, utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación y remitirle publicidad en función de los mismos. Puedes hacer clic en Aceptar para permitir el uso de todas las cookies o puedes elegir qué tipo de cookies deseas aceptar o rechazar mediante la opción Configurar Cookies. También, puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.Configurar cookiesAceptar

Basque Cyber Security Centre - Centro Vasco de Ciberseguridad

Aumenta el número de casos de intento de sextorsión durante el confinamiento

Debido al confinamiento obligatorio por la pandemia del COVID-19, el uso de Internet y de las redes sociales se ha disparado notablemente. Los usuarios están utilizando estos medios para comunicarse con amigos, familiares... Este uso elevado de la tecnología se traduce en el aumento de la probabilidad de sufrir algún intento de estafa, entre ellas las de índole sexual.

Entre estas estafas destaca el repunte de campañas relacionadas con la sextorsión, es decir, recepción de correos electrónicos fraudulentos que buscan chantajear a sus destinatarios amenazándoles con difundir un supuesto vídeo de contenido sexual, un vídeo que en la mayoría de las ocasiones no existe. El chantaje consiste en amenazar al destinatario con enviar el archivo a todos sus contactos si no se paga una cantidad de dinero, generalmente en moneda bitcoin, en un plazo de 48 horas.

Para realizar estas campañas, los ciberdelincuentes trabajan habitualmente en grupos organizados cuya actividad se centra en el envío masivo de correos a listados de emails que obtienen a partir de fugas de información públicas en Internet. En la mayoría de los e-mails, intentan asustar a la víctima indicándole que han estado monitorizando la actividad de su ordenador, y en algunos casos aluden al acceso a páginas web con contenidos sexuales. Estos e-mails, consiguen llegar a preocupar a los receptores a pesar de no haber realizado ninguna práctica sexual delante de sus ordenadores. Esto es debido a que incluyen alguna contraseña utilizada por los destinatarios de los correos, obtenida anteriormente por los cibercriminales a partir de los listados ya mencionados.

Este tipo de extorsión no conoce edad o género, se trata de un tipo de chantaje en el que se busca obtener dinero y en el que se explota el miedo del destinatario de correo. Por supuesto, pagar el rescate para que el supuesto archivo no se haga público abre la puerta a nuevos chantajes de todo tipo.

Así mismo, existen otro tipo de prácticas, que finalmente pueden terminar en un caso de sextorsión, como es el caso del sexting. Esta práctica consiste en enviar mensajes, fotos o vídeos de contenido erótico o sexual personal a través del móvil, email u otro tipo de herramienta. Generalmente, se suele realizar de manera íntima entre dos personas. El riesgo viene una vez enviadas las fotografías, ya que se pierde el control sobre ellas y los demás pueden hacer un uso ilícito del material, chantajeando a la otra persona o incluso amenazándola con hacer llegar el contenido sexual a sus conocidos y familiares.

Consejos para evitar caer en esta estafa

Ante el aumento de casos, desde el Basque Cybersecurity Centre, hemos creado una infografía sobre las estafas de tipo sexting, con toda la información necesaria para actuar si estás siendo víctima de una estafa de este tipo, así como las pautas necesarias para evitar serlo:

  • No abrir nunca un correo electrónico no solicitado o de una persona desconocida. Generalmente, este tipo de correos se envían de forma masiva sin un destinatario concreto, por lo que responder implica y avisa al ciberdelincuente que la cuenta está activa. El mejor consejo es borrar directamente el email y, por supuesto, no descargar ningún archivo adjunto.
  • Igualmente, y del mismo modo, no se debe contestar a este tipo de correos, mucho menos enviar información personal a aquellas personas que se puedan conocer en un chat o en una interacción sea del tipo que sea.
  • En caso de sufrir algún tipo de extorsión, no pagar nunca el "rescate", y pedir ayuda a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, que disponen de departamentos especializados en este tipo de temas.
  • Procura tener contraseñas seguras y robustas y no reutilices la misma para diferentes cuestiones. En caso de que los ciberdelincuentes se hagan con una, tendrían vía libre a otros muchos servicios o cuentas que se suelan utilizar.
  • Actualiza siempre que lo solicite el sistema operativo y el antivirus. En estas actualizaciones se cierran brechas de seguridad que han sido denunciadas y te ayudarán a navegar más seguro.

Además, es importante tener en cuenta, que en caso de recibir una fotografía o vídeo de otra persona con contenido sexual o erótico, nunca se debe reenviar, pues de lo contrario se estaría incurriendo en un delito.

Para finalizar, hay que concienciarse de que las formas de actuar que tenemos en la vida real también valen cuando estamos conectados, en especial en temas tan sensibles como la privacidad personal, de nuestros datos, o simplemente de la preservación de nuestro capital. El sentido común es nuestra mejor arma, y no debería ser el menos común de nuestros sentidos

sextorsion

Los ciberdelincuentes amenazan a la víctima con difundir supuestos vídeos de índole sexual.

En caso de chantaje, nunca se debe pagar la cantidad solicitada y hay que notificar inmediatamente a las autoridades.