Configuración de Cookies

Cookies técnicas

Activas
ver cookies

Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de la página web y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan, incluyendo aquellas que el editor utiliza para permitir la gestión y operativa de la página web y habilitar sus funciones y servicios.

Cookies analíticas

Inactivas
ver cookies

Son aquellas que permiten al responsable de las mismas el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios del sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad del sitio web, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

AVISO DE COOKIES

Esta página web, propiedad de SPRI, utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación y remitirle publicidad en función de los mismos. Puedes hacer clic en Aceptar para permitir el uso de todas las cookies o puedes elegir qué tipo de cookies deseas aceptar o rechazar mediante la opción Configurar Cookies. También, puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.Configurar cookiesAceptar

Basque Cyber Security Centre - Centro Vasco de Ciberseguridad

El internet of things (IoT) ya forma parte de nuestras vidas

Basta echar un vistazo a nuestro día a día para darnos cuenta de que el Internet of Things (IoT) está más presente en nuestra vida habitual de lo que pensamos, y que ha venido con fuerza para quedarse. Pero, ¿qué es IoT?

IoT, o el Internet de las Cosas, es un concepto que define cómo diferentes dispositivos y objetos pueden agruparse e interconectarse mediante una red, sea del tipo que sea. Y estos elementos pueden ser de cualquier tipo, desde los de tipo mecánico o industrial, hasta los más cotidianos que te puedes imaginar, pasando por los diferentes electrodomésticos o incluso el calzado o la ropa. En cierto modo, hablamos de una interacción que va más allá del tradicional proceso máquina-máquina (M2M) que suele hacerse sin la intervención activa de una persona, y ya implica una infinidad de procesos, protocolos, sistemas y servicios. 

Aunque es hoy en día cuando se empieza a hablar más asiduamente de esta tecnología, el recorrido de IoT empieza en 1999 en el MIT con las investigaciones sobre la identificación por radiofrecuencia (RFID). Según la empresa Oracle, en 2020 había cerca de 10.000 millones de dispositivos ya conectados entre sí, un número que sobrepasaría los 22.000 millones en 2025. Como muestra de la importancia que se le da a esta conectividad, la empresa Open Cloud Factory ofrece una solución de software NAC cuya función es descubrir automáticamente, identificar y categorizar todos los activos que se conectan a una red corporativa sin importar el tipo de dispositivo o cómo se conecta éste; o Relyum, otra empresa que ha creado un estándar de comunicación de datos seguro y sincronizado en tiempo real que ofrece soluciones de IoT a sistemas críticos en sectores de vital importancia como el eléctrico, petrolífero o de automoción. Incidiendo en este sentido, y como demostración de la amplia variedad de temáticas relacionadas con IoT, se puede poner como ejemplo a la empresa Countercraft, que va a trabajar con el Departamento de Defensa de EEUU para mejorar las capacidades de detección de amenazas cibernéticas y la recopilación de inteligencia usando la capacidad de monitorizar entornos IoT.

IoT en nuestro día a día cotidiano

Ya empieza a ser "normal" ver objetos de todo tipo que, mediante dispositivos integrados en su maquinaria, son capaces de facilitar una comunicación con otros objetos y servicios. Lo más habitual es verlo en aparatos de cocina como los frigoríficos, que son capaces de detectar cuándo algún producto se agota o incluso pedirlo al supermercado habitual. También podemos ver esta tecnología en algunos vehículos o sistemas de transporte, en asistentes personales tipo Cortana, Alexa o Siri, en termostatos inteligentes y otros dispositivos domóticos, sistemas de seguimiento de la salud (control de pulsaciones y tensión arterial, marcapasos, audífonos...), en el ámbito de la educación y la realidad virtual, etc. Al respecto del sector de vehículos se debe citar a Eurocybcar, una empresa cuyo objetivo empresarial se basa en el concepto de "coche conectado" y en el que se evalúan y comprueban aspectos como los ciberataques a los diferentes sistemas del coche o gestión de flotas.

Muchas veces se requiere que los datos recibidos sean veraces y para ello Ironchip utiliza los algoritmos IA de su tecnología para definir y certificar una ubicación única a partir del análisis de todas las ondas de radio en ese lugar, creando una firma exclusiva que define la localización exacta del elemento estudiado, sin importar si es un objeto o una persona. Otro ejemplo destacable para la validación de información es Wimbitek, que se apoya en la tecnología Blockchain y que han patentado un método para generar dispositivos que proporcionan un certificado para cada dato individual que garantiza su veracidad y mantiene su trazabilidad, el llamado Blockchain Ready IoT o BRIoT.

La importancia de IoT en el ámbito industrial

El sector industrial se ha mostrado especialmente como un gran beneficiario de esta tecnología, es la llamada Industrial Internet of Things (IIoT), sobre todo en lo relacionado con la instrumentación y control de sensores y dispositivos para lograr determinados tipos de automatización y control, así como para crear nuevos modelos de negocio. A este respecto, no podemos dejar de mencionar la empresa Alias Robotics, que en diciembre del año pasado firmó una alianza con la empresa de telecomunicaciones Telefónica y ofrecen soluciones de ciberseguridad para robots y sus componentes, y que va a crear a principios de 2021 en Alemania el primer laboratorio de ciberseguridad del mundo para robots. Siguiendo con empresas relacionadas con el IIoT se encuentra Keynetic, especializada en las tecnologías de control de los dispositivos conectados en una empresa industrial, y que recientemente ha sido elegida en la aceleradora BIND 4.0. La tecnología que desarrolla permite al cliente definir qué equipos se pueden conectar entre sí y para qué, o quien puede tener o no acceso a cada máquina conectada. 

En cuanto a otras empresas orientadas al IIoT, cabe destacar Barbara IoT, enfocada a la industria de la energía, ferrocarriles e infraestructuras inteligentes, y que con sus 3 soluciones busca integrar un sistema operativo seguro para las industrias anteriormente mencionadas. Y también se debe hacer referencia a Enigmedia, otra empresa del ecosistema vasco que ha desarrollado una completa solución de cifrado de dispositivos IoT para preservar los datos captados por sensores, PLCs o lectores RFID y que, está muy orientado al sector industrial.

Finalmente en este epígrafe cabe mencionar tres empresas que además abordan temas de ciberseguridad: Bullhost ha desarrollado herramientas y servicios orientados a detectar ciberamenazas en el entorno IIoT en cuatro áreas de negocio diferentes: ciberseguridad, servicios 'cloud', sistemas avanzados y negocio digital; Jakincode y sus servicios avanzados de ciberseguridad en análisis de elementos IoT para evitar que la información pueda ser revelada a individuos, entidades o procesos no autorizados y asegurar la continuidad adecuada de los procesos de negocio hasta en los casos más extremos; y Redborder, una opción para empresas y proveedores de servicios que ofrece, entre otros, soluciones para el procesamiento de eventos IoT middlewares.

En 2020 se calcula que ya había 10.000 millones de dispositivos conectados entre sí, y que habrá más de 22.000 millones en 2025.

IoT supone un avance tanto en el sector industrial, como en el del usuario final y el día a día.