Configuración de Cookies

Cookies técnicas

Activas
ver cookies

Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de la página web y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan, incluyendo aquellas que el editor utiliza para permitir la gestión y operativa de la página web y habilitar sus funciones y servicios.

Cookies analíticas

Inactivas
ver cookies

Son aquellas que permiten al responsable de las mismas el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios del sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad del sitio web, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

AVISO DE COOKIES

Esta página web, propiedad de SPRI, utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación y remitirle publicidad en función de los mismos. Puedes hacer clic en Aceptar para permitir el uso de todas las cookies o puedes elegir qué tipo de cookies deseas aceptar o rechazar mediante la opción Configurar Cookies. También, puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.Configurar cookiesAceptar

Basque Cyber Security Centre - Centro Vasco de Ciberseguridad

Manual de ciberconvivencia positiva

En el Basque CyberSecurity Centre (BCSC) apostamos por la educación digital, así como por la ciberseguridad para que todas las familias puedan conocer los retos que se pueden encontrar en Internet, para poder aprovechar las oportunidades, evitar las amenazas y poder actuar ante las mismas.

Fruto de ello tiene lugar la campaña "En Ciber, Cibersegurola" que tenemos activa durante este 2022 y cada mes ponemos el foco en un tema distinto con el objetivo de sensibilizar sobre el uso de las nuevas tecnologías. En la misma, nos apoyan entidades como PantallasAmigas, Hirukide, AVPD, Kristau Eskola, Gorabide y Twitter. Adicionalmente, queremos transmitir que las nuevas tecnologías están disponibles para la sociedad en su conjunto y por ello, incluimos a todos los colectivos que la conforman en la actualidad dando visibilidad a personas con capacidades diferentes.

En abril nos centramos en la ciberconvivencia positiva enfocándonos en el ciberbullying, ya que el próximo 2 de mayo es el Día Mundial Contra el Acoso Escolar. Hoy en día este problema no tiene lugar únicamente en las aulas, sino que puede continuar en la calle y, sobre todo, a través de las redes sociales. Eso hace que sea mucho más difícil de detectar por docentes, pero también por los propios progenitores.

Un tercio de víctimas de acoso escolar

Según el estudio Behind the numbers: Ending School Violence and Bullying (Tras las cifras: Terminando con la violencia y el acoso escolar) de la UNESCO, uno de cada tres niñas y niños en todo el mundo ha sufrido acoso escolar alguna vez en su vida. El porcentaje desciende a uno de cada diez cuando se trata de ciberbullying. Por su parte, según el informe EU Kids Online 2020, el porcentaje de personas menores españolas de entre 9 y 17 años que admite haber sido víctima de acoso escolar aumentó del 15% en 2010 al 33% en 2018. Las personas menores homosexuales, bisexuales o trans también sufren la violencia tanto en clase como en Internet, como recoge la encuesta LGTBfobia en las aulas 2019.

También el alumnado con discapacidad está más victimizado mediante ciberacoso. El estudio "Violencia y acoso en entornos educativos. La experiencia de niños, niñas y jóvenes con discapacidad" de la UNESCO, muestra que las personas jóvenes con discapacidad intelectual, por ejemplo, los que tienen dificultades de aprendizaje, trastorno por déficit de atención con hiperactividad o trastorno del espectro autista, son más propensos a sufrir ciberacoso que aquellos sin discapacidad. Según otro informe elaborado por la Fundación ONCE "El acoso y el ciberacoso escolar en el alumnado con discapacidad", el mayor porcentaje de escolares con discapacidad víctima de acoso se produce en quienes tienen discapacidad física (26,9%) y en la discapacidad intelectual o del desarrollo (26,1%), seguido de la discapacidad visual (17,5%).

Estos estudios coinciden en que tanto la salud mental y física como el bienestar de las víctimas se ven afectadas, sufren problemas de soledad, de falta de sueño y empeoran sus resultados escolares. Por ese motivo, la directora de UNESCO, Audrey Azoulay, tiene claro el camino a seguir: "Proteger nuestras escuelas de todas las formas de violencia significa también luchar contra el acoso, que inflige sufrimientos físicos y morales a millones de niños de todo el mundo". Para ello hemos elaborado una serie de recomendaciones.

Decálogo por la ciberconvivencia positiva y contra el ciberbullying

Vídeo.

1. Cuidado de los datos ajenos.

Los datos personales de las demás personas no te pertenecen. Evita usarlos o publicar fotografías sin permiso.

2. Discreción.

No reveles asuntos particulares de otras personas, aunque pienses que no les va a importar.

3. Respeto y prudencia.

Dirígete a las demás personas con mucho cuidado y respeto. Puede que no te entiendan bien o que tengan un mal día.

4. Visión global y creativa.

Cuida mucho las bromas en público. Aunque la persona implicada sepa que no es en serio otras lo pueden interpretar mal.

5. Observación y empatía.

Cuando entres en un lugar nuevo observa durante algunos días antes de actuar. Quizás no sea el sitio o la gente que pensabas.

6. Gestión positiva de emociones.

Si alguien te enfada, desconecta un rato. Puede tratarse de un malentendido o algo no intencionado.

7. Compromiso y sensibilidad.

Cuando veas que alguien comete una imprudencia, házselo saber de manera discreta.

8. Implicación activa y constructiva.

Si perteneces a una comunidad o red, participa y contribuye de forma positiva.

9. Tolerancia y participación.

Muestra respeto por las opiniones de las demás personas y manifiesta la tuya.

10. Solidaridad.

Si ves que alguien sufre trato injusto y abuso intenta ayudar evitando presuposiciones y conflictos.

Por todo ello, desde el BCSC queremos lograr una ciberconvivencia positiva, pues sólo así conseguiremos una sociedad tolerante y activa digitalmente. Debemos tener respeto y ser prudentes con los demás tanto en los entornos digitales, como lo somos en las relaciones cara a cara. Nuestro comportamiento en Internet debe ser similar al que tenemos cuando nos relacionamos de manera presencial y regirse por la educación, la empatía y el sentido común. En conclusión: no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti, tanto en Internet como en la calle.