Configuración de Cookies

Cookies técnicas

Activas
ver cookies

Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de la página web y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan, incluyendo aquellas que el editor utiliza para permitir la gestión y operativa de la página web y habilitar sus funciones y servicios.

Cookies analíticas

Inactivas
ver cookies

Son aquellas que permiten al responsable de las mismas el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios del sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad del sitio web, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

AVISO DE COOKIES

Esta página web, propiedad de SPRI, utiliza cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su navegación, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación y remitirle publicidad en función de los mismos. Puedes hacer clic en Aceptar para permitir el uso de todas las cookies o puedes elegir qué tipo de cookies deseas aceptar o rechazar mediante la opción Configurar Cookies. También, puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.Configurar cookiesAceptar

Basque Cyber Security Centre - Centro Vasco de Ciberseguridad

Sistemas EDR, la prevención inteligente contra los ciberataques

La cada vez mayor sofisticación de las técnicas utilizadas por los ciberdelincuentes para llevar a cabo sus ataques contra empresas ha obligado a poner en marcha nuevas herramientas más eficientes capaces de neutralizar las amenazas y los riesgos más complejos.

Una de estas herramientas son los sistemas EDR (de sus siglas en inglés Endpoint Detection Response). Los EDR son sistemas que comparten misión con los antivirus tradicionales en cuanto a detección y prevención, pero que se sirven de tecnologías más complejas para la monitorización y actuación como son la inteligencia artificial o el big data, de cara a aumentar la protección de los equipos y las infraestructuras de una organización empresarial. Su tecnología más avanzada no solo permite detectar las amenazas e incidentes de seguridad que pueden pasar inadvertidas, sino que son capaces de optimizar por sí solos la identificación y prevención de estas amenazas para reducir su impacto e incluso eliminarlas.

Los EDR protegen mediante una monitorización continua, cada uno de los dispositivos conectados a la red de tu empresa (endpoint), pero también abarcan el factor humano y otros vectores de ataque como exploits y amenazas avanzadas (APT o Advanced Persistent Threat que son campañas maliciosas con un objetivo muy específico).

Principales riesgos a los que se expone un endpoint

En función del tipo de ciberataque, los principales riesgos del endpoint sobre los EDR tienen capacidad para actuar son:

  • El acceso no autorizado a datos e información confidencial.
  • El robo y pérdida de datos mediante ataques de phishing.
  • El bloqueo de equipos y ransomware.
  • Cualquier peligro procedente de dispositivos conectados en remoto.
  • Documentos que contengan código malicioso que no puede detectar un antivirus.
  • El Fileless Malware o Malware sin archivos es un tipo actividad maliciosa que puede pasar desapercibido por un software antivirus por la ausencia de archivos que analizar. En cambio, un EDR puede ayudar a dotar de una capa extra de protección frente a este tipo de amenaza.
  • Virus que cambian de comportamiento de forma continua para evitar ser detectados por antivirus.

Tecnologías que incorporan los EDR

Gracias a su tecnología más avanzada y con carácter predictivo, los sistemas EDR son más efectivos que los antivirus convencionales en la detección de malware desconocido porque utiliza tecnologías de análisis y aprendizaje que optimizan su respuesta. Entre estas tecnologías están:

  • La analítica de datos y machine learning, para automatizar el aprendizaje y mejorar la respuesta.
  • El aislamiento de procesos o sandboxing para ejecutar código dudoso de forma segura.
  • Las alertas generadas por Indicadores de Compromiso (IOC), es decir, la descripción de un incidente de ciberseguridad mediante el análisis de sus patrones de comportamiento.
  • La investigación y rastreo de incidentes para conocer la evolución del malware y mEl funcionamiento de los EDR aporta un plus de seguridad con respecto a los antivirus convencionales o EPP (Equipos de Protección Personal). Entre estas ventajas están: ejorar la prevención.

Cómo funcionan los EDR 

En general, los sistemas EDR se caracterizan por tres funciones:

  • Bloquean las amenazas.
  • Eliminan y reparan el problema.
  • Investigan el porqué de la amenaza.

Para llevar a cabo estas tareas, los sistemas EDR monitorizan en primer lugar la actividad de los endpoints, y clasifican todos sus archivos, aplicaciones y procesos en tres categorías: seguros, desconocidos o potencialmente peligrosos.

En el momento en que el sistema detecta un archivo desconocido en uno de los dispositivos informáticos de la empresa, el EDR lo reporta de forma automática y lo mantiene en cuarentena: a partir de ese momento lo somete a diversas pruebas que emulan la forma de actuar de un miembro de la organización.

En paralelo, a través de lo denominado machine learning analiza y aprende cómo se comporta para incorporarla a su base de datos. Después de completar el análisis, si el sistema concluye que se trata de una amenaza, lo bloqueará en todos los endpoints e impedirá que se ejecute en el futuro.

Ventajas y desventajas frente a los antivirus

El funcionamiento de los EDR aporta un plus de seguridad con respecto a los antivirus convencionales o EPP (Equipos de Protección Personal). Entre estas ventajas están:

  • Aportan a las empresas una mayor capacidad de anticipación frente a las amenazas o ataques.
  • Reducen el tiempo de exposición a incidentes de seguridad y contribuyen a minimizar los daños.
  • Recopilan y almacenan información sobre amenazas de forma automática, y contribuyen a mejorar el trabajo de identificación de riesgos mediante patrones de detección automatizados.
  • Monitorizan la integridad de los sistemas y archivos de configuración claves, y envían alertas en caso de alteraciones sospechosas.

Sin embargo, estas herramientas también muestran determinadas desventajas con respecto a los EPP, entre las que se encuentran:

  • Pueden ocurrir determinados problemas de compatibilidad en el endpoint que impidan evaluar y comprobar dichos dispositivos con sistemas operativos que el EDR no soporta.
  • Los EDR requieren un mayor tiempo de configuración y de poner en marcha que los antivirus.
  • El análisis continuo que los EDR realizan puede desembocar en un uso tan intensivo en cuanto volumen de ficheros y dispositivos a analizar, que desemboque en fallos de funcionamiento y falsos positivos o negativos, ocasionados por la generación de cuellos de botella durante el análisis.
  • En ocasiones no es posible monitorizar y analizar las conexiones cifradas.
  • La implantación de esta herramienta exige una inversión económica más elevada que el EPP.

Por estas razones, las ventajas que ofrecen facilitan un rápido retorno de la inversión porque reducen de forma significativa las consecuencias de los ataques más complejos al ecosistema empresarial.

Si necesitas ayuda para mejorar la ciberseguridad de tu empresa, en el BCSC disponemos de un catálogo en el que figuran empresas especializadas. Y recuerda que, si detectas cualquier actividad sospechosa o vulnerabilidad importante puedes reportarla a través de nuestro servicio de gestión de incidentes de ciberseguridad.